Sensores de humedad y su aplicación en la agricultura de precisión

20 octubre 2021

La agricultura de precisión es una estrategia de gestión que tiene por objetivo mejorar la eficiencia del uso de los recursos en la producción agrícola, gracias a procesos de recogida y análisis de datos. De esta forma, factores como la productividad, la rentabilidad e incluso la calidad pueden aumentarse al tiempo que se garantiza una cadena sostenible y equilibrada.

Para obtener estos datos es necesario el uso de la tecnología. Existen multitud de opciones para ello, desde un sistema de información geográfica hasta el uso de imágenes satelitales que aportan información para, a posteriori, evaluar con precisión factores como la siembra y su densidad, la cantidad de fertilizantes que es necesario utilizar para un cultivo e, incluso, predecir el rendimiento futuro de este. Se trata de herramientas que permiten a los agricultores facilitar la toma de decisiones y mejorar tanto el rédito del cultivo como su eficiencia.

Los sensores se han incorporado con éxito en la agricultura desde hace años. Existen muchos tipos que, aplicados al cultivo, son de gran ayuda para la producción. Pero, en concreto, los sensores de humedad, claves a la hora de optimizar el riego y ahorrar agua, han ganado muchos adeptos en todo el mundo, pues instalados de forma correcta, entregan al agricultor información fidedigna de casi todo lo que ocurre en una producción.

Los sensores de humedad, así pues, ofrecen parámetros muy interesantes. Hoy en día se emplean en todo tipo de cultivos: frutales, almendros, olivos, uva… Pero también en gran variedad de suelos y con distintos sistemas de riego, y permiten llevar a cabo una correcta agricultura de precisión, una actividad que cuenta con grandes ventajas:

Ventajas de usar sensores de humedad en la agricultura de precisión

La aplicación de los sensores de humedad a la agricultura de precisión presenta multitud de ventajas:

  • Observar el desarrollo y el crecimiento de los cultivos en tiempo real.
  • Alertar al agricultor de cambios bruscos en la humedad del suelo y de, por tanto, las necesidades el cultivo.
  • Consulta de datos 24/7 gracias a las aplicaciones de móvil.
  • Identificar posibles enfermedades o plagas en el cultivo, también de maleza.

Tipos de sensores de humedad

Existen diferentes tipos de sensores de humedad para los suelos destinados a la agricultura, como los de matriz granular, las sondas de neutrones o los radares de penetración en el suelo. Sin embargo, los más comunes son los de contenido volumétrico del agua en el suelo y los de tensión matricial, que llevan años en el mercado y son capaces de aportar datos sobre lo que le cuesta a la raíz obtener el agua del suelo. Los primeros llevan menos años en el mercado, pero están avanzando muy rápidamente en los cultivos de todo el mundo dada su utilidad. Los sensores de contenido volumétrico de agua tienen algunas ventajas extra, como por ejemplo que pueden medir el porcentaje de agua en el suelo, aportando información sobre la cantidad que hay y la que es necesaria para la producción agrícola en cuestión. Pero de ahí se puede extraer más información, como las condiciones hídricas del suelo, los riesgos posibles a los que se enfrenta, el estrés hídrico, etcétera.

Así, queda claro que en un mundo que aboga cada vez más por lo sostenible, la agricultura de precisión es una realidad que hay que implementar, y para ello son fundamentales los sensores de humedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *