Los cultivos de cobertura

8 julio 2021

Una práctica milenaria con numerosas ventajas

Los cultivos de cobertura son una práctica agrícola empleada desde el siglo XVII. Consisten en la asociación de una cobertura vegetal viva, en otras palabras, plantas que cubren el suelo para diferentes causas. Este tipo de cultivo es empleado para apoyar las necesidades secundarias del agricultor y normalmente no para consumo humano.

Frecuentemente es visto en legumbres, aunque se pueden realizar con casi cualquier planta. Dependiendo de la estación del año podremos encontrar sembrados diferentes y también es posible encontrar sembradas dos plantas diferentes.

Es una práctica muy común que se puede observar tanto a largo como a corto plazo, dependiendo de los diferentes fines que se busquen obtener.

¿Para que usamos los cultivos de cobertura?

  • Prevenir la erosión
  • Regular la humedad
  • Ayudar al control de malas hierbas y plagas
  • Servir de mantillo o abono verde

Los cultivos de coberturas se emplean mucho en la rotación de cultivos, siembra directa y agricultura ecológica.

Las principales ventajas de su uso

Son una práctica de bajo costo, que incrementa la productividad debido a que, de un mismo terreno el agricultor puede obtener un cultivo para consumo humano y otro para alimentar al ganado en pastoreo.

Otra principal ventaja es que reducen mucho la necesidad de invertir en pesticidas y fertilizantes por sus efectos favorecedores de la fertilidad en el suelo. Esto se debe a que algunas platas facilitan que los nutrientes sean ingeridos por otras.

Al igual que, los cultivos de cobertura con raíces profundas y poco profundas facilitan la aireación del terreno. Por el mismo motivo, los cultivos tienen como ventaja un rango ecológico mucho mayor.

En resumen, los cultivos de cobertura son una técnica muy versátil que bien empleada ofrece múltiples beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *